La gestión de los residuos

 Residuos

¿Habéis tirado en su lugar correcto los botes vacíos de pintura? ¿Habéis limpiado correctamente el bidón de gasóleo para la calefacción de la casa? ¿Habéis efectuados copias informatizadas de los documentos importantes de vuestra empresa? En caso afirmativo formáis parte de los ciudadanos conscientes de que las peores catástrofes son las provocadas por la mano del hombre.

Tradicionalmente, la gestión de los residuos urbanos, industriales y comerciales consistía en recuperarlos y luego almacenarlos. Una vez recogidos, diversos tratamientos pueden ser aplicados a los residuos. La finalidad puede ser la de reducir la peligrosidad de los residuos, revalorizar los materiales a través del reciclaje, producir energía a partir de los residuos, o reducir el volumen, para poder disponer de ellos más fácilmente.

Los métodos de recuperación varían en función de los diferentes países y regiones. Por ejemplo, en Australia, la mayoría de los hogares urbanos disponen de una basura de 240 litros que se vacía cada semana por las autoridades locales. Muchas regiones, sobretodo en países menos desarrollados, no tienen sistemas estructurados para la recuperación de los residuos.

También varían mucho los métodos de almacenamiento. En Australia, el método más corriente de almacenamiento de residuos sólidos es la descarga, puesto que el país es amplio y la densidad de población es débil. Sin embargo, en Japón, es frecuente incinerar los residuos, puesto que el país es pequeño y el espacio escaso.

Más información – Los lagos de montaña contaminados con plástico

Te puede interesar

Escribe un comentario