La FAO y la OMS exhortan a los Estados a combatir la desnutrición

Hambruna

“Nuestra responsabilidad es la de transformar nuestros compromisos en resultados concretos”: abriendo, el miércoles 19 de noviembre, la segunda Conferencia internacional sobre nutrición -en presencia de representantes de 172 países, entre ellos más de una centena de ministros de sanidad y de agricultura, así como de numerosas ONG y empresas privadas-, José Graziano da Silva, director general de la organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO), exhortó a los Estados a doblar sus esfuerzos y darse los medios para poner fin a la desnutrición, en todas sus formas.

A pesar de los progresos realizados contra el hambre desde la primera conferencia de 1992, más de 800 millones de personas en el mundo (una de cada nueve) todavía sufren desnutrición. Al mismo tiempo, la obesidad no deja de progresar. “Este fenómeno que no habíamos anticipado hace 22 años, afecta a más de 500 millones de adultos y a 42 millones de niños, en los países desarrollados como en desarrollo”, subrayó José Graziano da Silva.

“La cantidad y la calidad de los alimentos, el hambre y la desnutrición, son caras de la misma moneda”, insistió Margaret Chan, directora general de la Organización mundial para la salud (OMS), coorganizadora con FAO de esta conferencia. Hoy, más de 2 mil millones de personas sufren de carencia en microelementos (vitamina A, yodo, hierro, cinc particularmente). La desnutrición crónica, que provoca retrasos en el crecimiento, afecta todavía a 161 millones de niños con menos de cinco años, mientras que la desnutrición aguda, causa de fallecimiento, afecta a 51 millones.

Te puede interesar

Escribe un comentario