La falta de ambición de Japón sobre el clima decepciona

contaminacion

El 4 de junio, Japón recibió tres Premios Fossile por Climate Action Network, una red de novecientas ONG de un centenar de países, activa contra el cambio climático. Esta antirrecompensa va a los Estados que frenan las acciones para combatir los desarreglos climáticos.

El archipiélago se ha visto premiado por la debilidad de sus objetivos en la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, sus esfuerzos para bloquear iniciativas del G7 en vistas para impedir la temperatura global que aumente en más de 2º C y su propensión para financiar centrales de carbón en los países en desarrollo.

De hecho, anunciando el 7 de junio en Elmaus, Alemania, a sus socios del G7 un objetivo de reducción de los gases de efecto invernadero del 26 por ciento de aquí a 2030 con relación a 2013, Japón parece lejos de las expectativas proyectadas en esa perspectiva de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima, COP 21, que tendrá lugar en París el próximo mes de diciembre.

El primer ministro puede considerar que el objetivo no es menos ambicioso que los de otros países, pero queda lejos de los de la Unión Europea, que pretende reducir sus emisiones en un 40 por ciento con relación a los niveles de 1990, y de los Estados Unidos, comprometidos en una bajada del 26 al 28 por ciento de aquí a 2025 con relación al año 2005.

Te puede interesar

Escribe un comentario