La falta de consenso para reducir la pesca de atún tropical en el Océano Índico

atun

Los países pescadores de atún tropical, aquel que se consume habitualmente en las latas de conserva, no están dispuestos a reducir su presión sobre el Océano Indico. Esto es lo que concluyen las débiles medidas propuestas el 27 de mayo, en el marco de la Comisión de Atunes del Océano Indico, tras una semana de discusiones intensas. Esta organización internacional se encarga de garantizar la conservación de los stocks de peces y animar al desarrollo sostenible de las pescas ante los 32 miembros.

Los expertos del comité científico previenen que siguiendo el ritmo actual, el atún tropical o atún amarillo, masivamente sobreexplotado, podría alcanzar un punto de no retorno a partir de 2017. Oficialmente, esta Comisión concluyó con la necesidad de reducir las capturas de atunes tropicales en un 15% en esta parte del mundo. Pero estas no están controladas por un sistema de cuotas, por lo tanto no se conoce el volumen exacto pescado de este animal. Por lo tanto se ve difícil cómo reducir la pesca del atún.

La falta de consenso

En cuanto al uso de dispositivos de concentración de peces, también dio lugar a negociaciones bastante tensas. Después de haber intentado limitar a 550 el número máximo de uso de dispositivos de concentración de peces gestionado por cada uno de los barcos atuneros en 2015, los armadores españoles aceptaron esta vez reducirlo a 420. Los atuneros franceses se impusieron desde 2012 no superar los 200 dispositivos de concentración de peces por barco. También la Comisión ha prohibido el uso de helicópteros y de drones para descubrir los bancos de atunes.

Otras muchas sugerencias, como la prohibición de trasladar las cargas en alta mar, fueron debatidas, antes de ser eliminadas de la lista de puntos a tratar. Ni la movilización de varias ONG internacionales, ni la de muchos industriales del sector que pretenden reducir en un 20% las capturas de atún en el Océano Índico, fueron suficientes para convencer a los miembros de la Comisión de Atunes del Océano Índico que tenían que reaccionar en adecuación con la urgencia de la situación.

Te puede interesar

Escribe un comentario