La energía solar salva vidas en África

África es un continente con enormes carencias en especial de servicios básicos y necesarios para tener una vida digna, lo cual afecta directamente sobre la salud y supervivencia de las personas en este continente.

La ginecóloga de origen estadounidense Laura Stachel visito Nigeria, recorrió hospitales y centros de salud y comprobó que la tasa de mortalidad de mujeres en el parto era muy elevado, lo cual le llamo la atención y comenzó a buscar la causa de esta realidad.

En el hospital de Nigeria se atendían aproximadamente 150 partos al mes y morían 7 o 8 mujeres al mes por complicaciones del parto.

Emprendió la búsqueda de la causa de estas muertes y llego a la conclusión que los centros de atención medica tenían pocas horas de electricidad y que esto repercutía en los pacientes.

Ya que no se podía mantener la sangre refrigerada, no funcionaban equipos médicos, e incluso tenían que atender los partos sin luz ya sea natural o cesárea por que en este país la luz esta muy racionalizada por su escasez.

Esta era una de las principales causas por las que morían tantas mujeres al dar a luz.

Ante esta realidad tan difícil, desarrollo con su marido un experto en energía solar el proyecto denominado WE CARE SOLAR en el cual entregaban un kit con unos paneles solares fotovoltaico de 40 a 80 vatios que cabía en una maleta y se entregaban a los centros de salud con linternas solares e instrumentos médicos como lámparas, entre otros. Además podían ampliarse la capacidad de generación de energía con más paneles a 300 w.

Los resultados fueron asombrosos ya que disminuyo notablemente la mortalidad en los hospitales de Nigeria, hoy gracias a la tecnología solar muere como mucho una mujer al mes pero no mas por falta de asistencia, además aumento la cantidad de pacientes que pueden admitir en los hospitales.

Esta experiencia fue tan positiva que esta pareja en colaboración con la OMS han repartido 50 maletas con el kit solar a 11 países distintos.

Gracias a la energía solar se están salvando vidas, la electricidad no es un lujo sino un derecho al que todos deberían poder acceder para tener una calidad de vida adecuada.

FUENTE: ISon21

Te puede interesar

Escribe un comentario