La energía solar ha ganado de momento en Australia

Energía solar

Para el año 2018, la energía solar podía ser económicamente viable para ofrecer suministro energético a grandes ciudades y para 2040 la mitad de toda la electricidad estaría siendo generada en el mismo lugar que esta es usada. El fin para la energía del carbón cada vez más cerca.

Desde The Guardian llega una interesante información sobre como por primera vez desde que se tiene memoria, el precio de la electricidad en el estado de Queensland en Australia cayó en negativo a lo largo de la mitad del día. Cuando suele estar sobre los 40-50 dólares un megavatio, descendió alrededor de cero. Los precios estuvieron reduciéndose a través de la semana, debido a la influencia de una de las más nuevas y mayores estaciones eléctricas del estado: los paneles solares.

La reducción del precio del kilovatio suele pasar por la noche, cuando la mayoría de la población está mayoritariamente durmiendo, la demanda es baja y los generadores basados en el carbón suelen ser desactivados. Esto no es algo que suela pasar al mediodía, ya que los precios a estas horas suelen reflejar una mayor demanda cuando las personas están activas, las oficinas a pleno uso y las fábricas se encuentran produciendo. En este momento del día es cuando los generadores basados en energías fósiles normalmente conseguirían el mayor beneficio económico.

La aparición de los paneles solares ha resurgido con 1,100 MV en más de 350000 edificios en Queensland, produciendo electricidad a la hora en que los generadores de carbón se ponían a funcionar justo cuando el sol se ponía. El impacto que ha tenido ha sido tan importante y los precios han disminuido tanto que solamente unos cuantos generadores de energía basada en el carbón han recogido beneficios en el pasado año.

Tony Abbot, primer ministro, le gusta decir que Australia es una tierra de energía barata, algo en parte cierto, ya que no cuesta mucho coger una pala de carbón para meterla en una caldera para generar electricidad. El problema para los australianos es el coste en hacer llegar esos electrones a través de las redes de distribución unido a los impuestos.

Energía solar queensland

Este coste está llevando a que los propietarios compren definitivamente paneles solares lo que está conllevando a que para los años 2023 y 2024 el 90% de los negocios y el 75% de las viviendas tendrían este tipo de energía.

El caso es que si se llegara a un punto que el propio precio de la electricidad cayera a cero y se mantuviera así, los beneficios pasarían a los consumidores, dudando en este sentido si realmente la energía basada en el carbón realmente podría competir contra este modelo energético. Y tal como están ahora las cosas, al menos en Australia sería imposible, ya que el carbón nunca podría ser gratis.

energex-applications-590x327

Ahora mismo las diferentes empresas que suministran paneles solares están permitiendo a los clientes que instalen todos los que quieran mientras no devuelvan el extra que puedan tener a la red eléctrica. Así que tienen pocos incentivos en revender ese plus energético consiguiendo que finalmente opten por instalar baterías de almacenamiento para salvaguardar esa energía extra que reciben gratuitamente del sol.

Y, el único paso que les quedaría es desconectarse definitivamente de la red eléctrica. En áreas remotas puede tener un sentido, ya que el coste de que llegue la energía es bastante caro. Lo que más miedo da a los que viven de la energía basada en el carbón es que esta ecuación energética podría ser económicamente viable para las grandes ciudades, para incluso el 2018 podría tornarse una realidad según mantiene la firma de inversión UBS.

Para 2014 podría haber una reducción del 40% de consumidores que se quitarían de la red principal eléctrica, convirtiéndose en todo un hito para grandes ciudades y para un gran país como es Australia.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario