La energía de los océanos

 Agua

La energía marina procede de la energía potencial, cinética, térmica y química del agua del mar, que puede servir a producir electricidad, energía térmica o agua potable.

Tecnologías muy diversas pueden ser empleadas, como las centrales mareomotrices, las turbinas submarinas explotando las mareas y las corrientes oceánicas, los generadores de calor basados en la transformación de la energía térmica de los océanos y diversos sistemas que sacan provecho de la energía de las olas y de la salinidad.

La energía de los océanos es potencialmente considerable, pero está muy dispersa y por lo tanto es difícil de colectar, y se encuentra lejos de los lugares de consumo. La única que haya sido captada hasta ahora es la energía de las mareas, pero sólo en algunos lugares.

Con la excepción de las centrales mareomotrices, las tecnologías oceánicas están en un estadio de demostración y de proyectos pilotos, y muchas de ellas exigen mayor investigación y desarrollo.

Algunas de estas tecnologías se caracterizan por una fuerte variabilidad de la producción energética y de los niveles de previsión (por ejemplo, las olas, la amplitud de las mareas y de las corrientes), mientras que otras son susceptibles de ser explotadas de manera casi continua, o de forma controlable (por ejemplo, la energía térmica de los océanos y la salinidad).

Más información – El calentamiento va a modificar las corrientes del océano

Te puede interesar

Escribe un comentario