La empresa Total pone en producción un nuevo campo de gas en Escocia

Escocia

Las compañías petrolíferas necesitan grandes proyectos, incluso costosos en este periodo de caída del crudo, para mantener su producción en hidrocarburos. El proyecto que acaba de anunciar la compañía Total se centra en las Islas Shetland, en Escocia.

Desarrollado desde 2010 por un coste global de 4,5 mil millones de euros, Laggan-Tormore es uno de esos proyectos estructurantes de Total, concretamente en el campo del gas. Estas explotaciones, a 4000 metros de profundidad, producirán 90000 barriles al día. Total es el operador con 60% del proyecto, asociado a la empresa danesa Dong Energy que lleva un 20%, y a la británica Scottish and Southern Energy, que lleva el otro 20%.

La producción de estos cuatro pozos submarinos, unidos por una conducción de 140 km a una nueva fábrica de tratamiento de gas en las Islas Shetland, será conducida por gasoducto hacia las Islas Británicas.

Cerca de esta zona difícil, por razón de las condiciones meteorológicas extremas, dos o tres pozos serán explotados en un futuro, el de Edradour y Glenlivet. El Mar del Norte, en declive hasta ahora, se convierte en un terreno de conquista para la empresa Total que se beneficia de ciertas ventajas fiscales. El grupo francés debe llevar su producción diaria de 105.000 barriles a 260.000 a lo largo del año.

El proyecto escocés confirma la estrategia de gas de la empresa Total. El subdirector recuerda que a comienzos de los años 2000, el gas tan sólo representaba el 35% de la producción del grupo. Hoy en día representa la mitad, y en un futuro próximo, la compañía producirá más que el petróleo, concretamente porque es más fácil encontrar pozos de gas que de petróleo.

Se estima que el gas es el complemento ideal de las energías renovables, para poder tomar el relevo de las eólicas y de los parques solares, cuya producción de electricidad es intermitente. Menos emisor de gases de efecto invernadero que el carbón, se trata de un instrumento de la transición energética defendido por todas las grandes compañías de petróleo de Europa. Las siete mayores han hecho un lobbying intenso en favor del gas, a finales de 2015, durante la Cumbre Mundial del Clima que tuvo lugar en París, la COP 21.

Te puede interesar

Escribe un comentario