La electricidad podría ser verde en los Estados Unidos en 2030

Electricidad verde

Los Estados Unidos podrían reducir en más de un cuarto su impronta de carbono de aquí a 2030. Para ello, debería establecer una red inteligente basada en la meteorología y explotando la energía eólica y la energía solar a escala del país.

La energía es probablemente la cuestión principal del siglo XXI, porque todo depende de ella. La capacidad para proporcionar alimento y agua potable a la población futura de 10.000 millones de individuos, así como la capacidad para garantizarle una buena salud y una buena educación.

Por desgracia, los recursos en energías fósiles que podrían todavía garantizar estas necesidades durante decenios, no deben ser explotados durante más tiempo bajo pena de desestabilizar el clima con consecuencias literalmente desastrosas. Por lo tanto conviene descarbonizar la industria para reducir seriamente la cantidad de CO2 que se inyecta a la atmósfera y que causa el calentamiento climático.

Ciertamente, el hombre intenta combatir este problema con la geoingeniería, pero esta tecnología todavía está en sus comienzos. Nadie sabe tampoco si los progresos en la captación y el secuestro de carbono acabarán por ser verdaderamente eficaces, y si lo serán de forma rápida a corto plazo.

Por lo tanto, cada vez es más prioritario decantarse por la energía eólica y la energía solar, en conjunción con la energía nuclear, el petróleo y el gas. Existen dos problemas con las energías verdes en sus formas eólica y solar:

El primero es que la electricidad que se produce no cubre el conjunto de las necesidades energéticas de un país.

El segundo es el de la intermitencia. El viento no sopla de forma permanente, y tampoco el sol brilla siempre igual en todas partes. El almacenamiento de la electricidad, a pesar de que es posible, no tiene nada de evidente y representa un sobrecoste, en general muy importante, si verdaderamente se quiere resolver el problema de la energía únicamente con métodos renovables.

Algunos se interesan desde hace un cierto tiempo al concepto de red inteligente. Se trata de gestionar de forma óptima el almacenamiento de electricidad de un país, distribuyendo la energía en función de los lugares donde esta se ha producido a lo largo del día.

De esta forma, una región donde el viento sopla fuerte puede contrarrestar con las eólicas la pérdida de electricidad fotovoltaica en una región donde el sol no brilla tanto por culpa de las nubes, o simplemente en el momento de la puesta del sol.

Te puede interesar

Un comentario

  1. Esperanzador pero poco realista desgraciadamente…

Escribe un comentario