La COP 21 quiere limitar a 2º C el calentamiento climático

Calentamiento climático

La COP 21, que se abrió oficialmente el pasado lunes en París, en presencia de 147 jefes de Estado, no es un ballet diplomático. Durante dos semanas, muchos negociadores van a intentar encontrar un acuerdo para limitar a 2º C el calentamiento climático de aquí a 2100, allí donde las proyecciones actuales prevén al menos 4º C a escala mundial, si no se hace nada para impedirlo. Este aumento cambiaría los ecosistemas y las economías de forma irreversible.

Se trata de un compromiso político entre lo que es realizable y lo que es tolerable. Un compromiso político encontrado en el dolor, entre los 195 Estados miembros de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre cambios climáticos. Estos dos grados aparecieron en el acuerdo de mínimos que concluyó en la COP de Copenhague en 2009, y antes de ser olvidado en el texto saliente de la COP de Cancún en 2010.

La de París, esta vez, debe permitir encontrar los medios de alcanzar este objetivo. Los científicos se ponen de acuerdo en el hecho de limitar la subida del termómetro porque permitirá retener las consecuencias del cambio climático. Ciclones, sequías, olas de calor, caída de los rendimientos agrícolas, extinción de especies, subida del nivel de los mares, migraciones masivas, guerras por el agua, enfermedades, etcétera. Por cada grado suplementario, el riesgo, la frecuencia y la amplitud de estas calamidades aumenta. Y estos 2º C son percibidos como una especie de umbral de seguridad, más allá del cual todo se aceleraría. Por lo tanto se trata de delimitar los daños para el planeta.

El margen de maniobra es muy pequeño, lo que significa que esta cifra da mucho que pensar. Hay que limitar el golpe de calor en la tierra con relación a la era preindustrial, y no con relación a lo que ocurre hoy en día. La temperatura mundial aumentado en 0,85º C desde 1880, comienzo de los registros de medidas de temperaturas internacionales, según el último informe de evaluación del grupo de expertos intergubernamental sobre la evolución del clima, publicado justo antes de la COP 21.

Los años más calientes jamás registrados se suceden. La Organización Meteorológica Mundial advierte que 2015 debería destronar a 2014, y que los años de 2011 a 2015 representan el período de 5 años más caliente jamás registrado, en su último informe, publicado recientemente. En 2015, la temperatura media de la superficie del globo franqueará sin duda el umbral también simbólico que constituye un calentamiento de 1º C con relación a la época preindustrial.

Te puede interesar

Escribe un comentario