La contaminación atmosférica de Londres

 Londres

Picores de garganta, toses, dificultad para respirar: París no es la única capital amenazada con la contaminación. El pasado miércoles 2 de abril, un importante velo de smog cubría Londres y gran parte de Inglaterra.

El episodio, que debería durar hasta el próximo viernes al menos, tiene un triple origen: las emisiones locales, la contaminación industrial que viene del continente europeo, y el polvo de arena del Sahara, aportado por los vientos que soplan del sureste, según relata el ministerio de medioambiente.

A pesar de que el tiempo es particularmente clemente para la temporada, con un termómetro con temperaturas que alcanzan los 20º C en Londres, el ministerio de medioambiente ha recomendado a las personas vulnerables que eviten realizar esfuerzos intensos en el exterior.

Ciertas regiones del Sur y del Este deberían alcanzar niveles de contaminación de 9 e incluso de 10, en una escala de 10, según las previsiones oficiales. Londres está cubierta por un velo de contaminación visible, y las aceras, y los coches, están recubiertos por una fina película de barro rojizo.

Te puede interesar

Escribe un comentario