La conservación de alimentos fuera de la nevera

 Conservas

Vivir sin nevera obliga a adaptar los hábitos de consumo: comprar en cantidades más reducidas, comprar alimentos de temporada, locales, y evitar tirar innecesariamente restos de comida.

Existen varios modos de conservación de los alimentos, frutas, verduras, pescado, carne y quesos. Lo importante es que los productos estén frescos en el momento de su conservación.

Las ventajas inmediatas

  • es económico,
  • se evita tener que hacer la compra todas las semanas,
  • es ecológico, con relación a una preparación de tipo industrial del producto,
  • las cualidades nutritivas y gustativas no tienen nada que ver con las conservas industriales.

Una fruta o verdura puesta en conserva rápidamente, después de la recogida, conservará mucho más sus cualidades nutritivas y gustativas que su homóloga comprada en supermercado.

Lo ideal es tener tarros y botes con sus tapas, lavar bien el conjunto con un producto desinfectante, como el vinagre de alcohol mezclado con agua. Dejarlo secar al aire libre, sin paño. Prever lengüetas de goma para garantizar que las conservas quedan cerradas herméticamente.

Más información – 5 razones por las que una comunidad debe reciclar

Te puede interesar

Escribe un comentario