La ciudad de San Francisco apuesta por el cero residuos

 

Residuos

El sol todavía no se ha levantado y un extraño ballet comienza. Cada uno a su vez, decenas de camiones acaban de verter toneladas y toneladas de residuos de comida, hierba cortada, y ramas. Un mes más tarde, estos residuos orgánicos se convertirán en un excelente compost tan fino como la arena.

En Vacaville, a una hora de la carretera al norte de San Francisco, se juega a diario una parte fundamental del objetivo que se ha fijado la ciudad californiana: alcanzar de aquí al año 2020, el cero residuos no reciclados o en compost, evitando así el uso de descargas o de incineradoras que son altamente contaminantes.

Para conseguir este objetivo, hasta ahora nunca conseguido por ninguna gran ciudad del mundo, San Francisco hace prueba de voluntad política y multiplica las iniciativas legislativas. La última ley aprobada va referida a la prohibición de venta y de distribución de pequeñas botellas de agua de plástico en los espacios públicos de la ciudad, adoptada por unanimidad en el pleno municipal de comienzos de marzo y que entrará en vigor en el mes de octubre (salvo con ocasión de acontecimientos en la vía pública, como la Gay Pride).

En su lugar, serán instaladas muchas fuentes de agua y vasos reciclables que se distribuirán durante los acontecimientos.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario