La cerveza amenazada por el calentamiento climático

 Cerveza

El aumento de las temperaturas podría modificar el sabor de la cerveza, puesto que el clima influye en la composición de la cebada utilizada para fabricar la bebida. Por esta razón, los investigadores intentan seleccionar las cepas vegetales resistentes a la sequía.

Si las temperaturas suben, las regiones en las que crece la cebada podrían verse sometidas a la sequía. De ahí la idea de utilizar las características de los cereales que crecen en condiciones áridas para una cebada que soporte mejor la escasez de agua.

La cerveza se produce a partir de un cereal: la cebada, cuyos granos germinados forman la malta. El cultivo de cebada está muy extendido en todo el mundo: va desde Noruega en el círculo ártico a las regiones tropicales de Mali, las mesetas del Ganges a nivel del mar, hasta las alturas del Himalaya. La cebada sirve para la alimentación y la producción de la malta en las diferentes partes del mundo. Es el almidón presente en sus granos lo que contribuye a su calidad.

Por razón del calentamiento climático, la cantidad de almidón en la cebada podría disminuir y el precio de la cerveza podría subir bastante. Esta es la razón de que los investigadores se hayan puesto a buscar la fórmula para conservar el contenido de almidón de los granos de cebada, sean cuales sean las condiciones climáticas.

Te puede interesar


Escribe un comentario