La carretera solar que produce electricidad

carretera solar

La carretera del sol. Así se podría llamar a la innovación anunciada el pasado 13 de octubre por la sociedad Colas que prevé comercializarla a partir del 1 de enero. La filial de construcción de infraestructuras de Bouygues ha puesto a punto un revestimiento de carretera que incorpora células fotovoltaicas rodeadas de un material multicapas fabricado a base de resinas y de polímeros.

La energía solar es captada a través de una hoja de silicio policristalino muy fina que produce corriente. Conectada a una red de distribución de electricidad, las losetas pueden adaptarse a todos los tipos de carretera, y soportar la circulación de todo tipo de vehículos, incluido los pesos mayores.

A pesar de un grosor de algunos milímetros únicamente, este revestimiento se presenta como un material resistente, antideslizante, y concebido para durar. Otra ventaja, según sus proveedores, es que las losetas se pueden colocar y pegar directamente sobre la calzada, y no requiere otro tipo de obras previas. Finalmente no requiere ningún tipo de mantenimiento en particular con relación a las carreteras ya existentes. La empresa ha presentado dos patentes para proteger la innovación que constituye este revestimiento protector de células fotovoltaicas.

Las losetas fotovoltaicas pueden alimentarse de la red de iluminación pública, los parkings, los tranvías, pero también de los apartamentos y de las oficinas. Los ingenieros de Colas trabajan sobre este proyecto desde hace 5 años con el Instituto Nacional de Energía Solar, basado en Bourget-du-Lac.

Las cifras que la empresa presenta son impresionantes. La cobertura de un cuarto de la red de carretera garantizaría la independencia energética de Francia. Este procedimiento es hoy en día innovador y no tiene equivalente en todo el mundo. La carretera solar participa en el desafío de la transición energética y constituye una piedra de toque fundamental de cara a una ciudad inteligente.

Te puede interesar

Escribe un comentario