La carne in vitro puede revolucionar nuestra alimentación

Frankensteak

El primer “Frankensteak”, carne in vitro, fue presentado en agosto de 2013, por su creador Mark Post, investigador de la universidad de Maastricht, en los Países Bajos. Esta carne está compuesta de 20.000 elementos de músculo a los que se les ha añadido polvo de huevo, pan rallado, sal y zumo de remolacha y azafrán para el color.

En su origen, había una vaca a la que se le extrajo un minúsculo trozo de músculo. El resto se desarrolló en laboratorio: los investigadores aíslan las células del músculo de las de la grasa, las meten en un medio nutritivo, donde se dividen, y luego se agregan entre sí hasta formas pequeños tubos de 3 mm de largo como máximo. Esto “miotubos” se aglomeran después para formar compuestos de músculo.

El “Frankensteak” tan sólo es de momento un “prueba de concept”, a saber, una realización rápida que demuestra la posibilidad de fabricar carne en laboratorio. Pero Mark Post se muestra más bien optimista sobre la llegada cercana de este tipo de carne a los supermercados. En realidad prevé la posible comercialización de aquí a siete años, contando con uno o dos para las mejoras técnicas, y el resto para la adaptación de la legislación.

Te puede interesar


Escribe un comentario