La carne roja es posiblemente cancerígena

Asando_salchichas

Las sospechas se confirman. En un documento puesto online el pasado lunes 26 de octubre y publicado paralelamente en la revista médica The Lancet Oncology, el Centro Internacional de Investigación sobre el cáncer, agencia de la Organización Mundial de la Salud, ha anunciado la clasificación del consumo de carne roja como posiblemente cancerígena para el hombre.

La de los productos cárnicos transformados ha sido clasificada como cancerígena para el hombre. Estas conclusiones se unen a las que avanzó el Instituto Nacional del Cáncer en un documento publicado el pasado mes de junio, donde consideraba como un factor de riesgo las carnes rojas y charcuterías para el cáncer de colón y recto.

Estos resultados confirman las recomendaciones de Salud Pública actuales llamando a limitar el consumo de carne. Al mismo tiempo, la carne roja tiene un valor nutritivo. Por consiguiente, estos resultados son importantes para permitir a los Gobiernos como a los organismos de reglamentación internacionales llevar a cabo evaluaciones de riesgo, y encontrar un equilibrio entre los riesgos y las ventajas del consumo de carne roja y de carne transformada, así como formular las mejores recomendaciones alimenticias posibles.

El término de carne roja comprende todos los tipos de carne procedentes de los tejidos musculares de los mamíferos como el buey, la ternera, el cerdo, el cordero, la oveja, el caballo y la cabra. Los productos cárnicos transformados hacen referencia a la carne que ha sido transformada por salazón, maceración, fermentación, ahumado y otros procedimientos establecidos para realzar su sabor o mejorar su conservación.

La mayoría de las carnes transformadas contienen cerdo o buey, pero también pueden contener otras carnes rojas como ave, casquería subproductos cárnicos como la sangre. Es el caso del jamón, de las salchichas, e incluso de las carnes en conserva, y de las preparaciones y las salsas a base de carne.

Te puede interesar

Escribe un comentario