La calidad del vino mejora con el calentamiento climático

Viñas

Un estudio realizado por la NASA y la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, demuestra que las vendimias precoces observadas estos últimos decenios son debidas al cambio climático. ¿Tendría este fenómeno un impacto sobre el vino para que fuera de mejor calidad?

Cada año, lo escuchamos en diferentes medios, las vendimias se producen cada vez más temprano. En Francia, y también en los países limítrofes donde se cultiva la viña, se trata de una tendencia que puede estar relacionada con el cambio climático. Para la NASA y la Universidad de Harvard, está claro que el aumento de las temperaturas medias es la causa. El fenómeno ha aumentado considerablemente a partir de la segunda mitad del siglo XX.

Consultando documentos históricos de varios lugares de Francia y de Suiza entre 1600 y 2007, se han registrado datos durante cerca de cuatro siglos. Las vendimias que se realizaban antes eran consecutivas a primaveras y veranos más bien cálidos y secos que lo que habitualmente solía suceder.

Sin embargo, a partir de los años 80, parece ser que las vendimias son cada vez más precoces, incluso cuando no ha habido sequía. Existen pruebas crecientes de que el cambio climático ha provocado que las cosechas se adelanten en estas regiones a lo largo de los últimos decenios. Todo indica que los parámetros climáticos han cambiado.

Los investigadores han podido registrar los datos de las vendimias conocidas desde hace más de 400 años y las han contrastado con los datos climáticos procedentes de relatos históricos y de la dendrocronología, a los que se añaden las medidas más precisas de temperaturas y de precipitaciones. Finalmente, las consideraciones cualitativas desde comienzos del siglo XX han permitido que se pongan en relación.

De esta forma aparece como regla general que los mejores años para el vino son aquellos que tuvieron precipitaciones más importantes que la media en el momento del crecimiento de la viña, en la primavera, seguida de veranos cálidos y de un final de estación seca.

El equipo concluyó que el impacto de las sequías se ha reducido en estos últimos decenios, por culpa del cambio climático. Igualmente, el aumento de las temperaturas ha provocado vendimias cada vez más precoces, que han dado lugar a vinos de mejor calidad. Estos resultados muestran sin embargo que el cambio climático afecta hoy en día a las cosechas, y que los modelos antiguos ya han evolucionado. No cabe duda que a partir de ahora los viticultores tendrán que cambiar sus prácticas para adaptarse a un mundo regido por las nuevas leyes climáticas.

Te puede interesar

Escribe un comentario