La cal reduce el CO2 y la acidez de los océanos

 Océanos

El dióxido de carbono emitido por la atmósfera es la causa mayor del calentamiento climático. ¿Por qué no poner cal en los océanos para detener, o invertir la acumulación de CO2 en la atmósfera? El proyecto, en un principio juzgado como utópico, empieza a tener diferentes apoyos de todo tipo.

Sabiendo que de media, la mitad de las emisiones de CO2 expulsadas al aire por el hombre cada año son absorbidas por los océanos, podemos decir que estos juegan un papel fundamental en el ciclo natural del carbono, y del dióxido de carbono, que se distribuye entre la tierra, el mar y la atmósfera.

Este fenómeno ralentiza el ritmo de calentamiento del planeta, pero aumenta al mismo tiempo la acidez de los océanos, lo que podría potencialmente amenazar los ecosistemas marino, pero también el clima de la tierra.

Gracias al proyecto bautizado con el nombre de Cquestrate, la cal (CaO) reaccionaría con el CO2 presente en el agua de mar, lo que permitiría hacer que el océano fuera menos ácido, conllevando una mayor absorción del CO2 atmosférico por los océanos. Hace millones de años, el 98% de los corales desaparecieron, sin duda porque los océanos se volvieron más ácidos. Desde la revolución industrial, la acidez del océano ha aumentado en un 30%.

Más información – La contaminación en la ciudad de Méjico

Te puede interesar


Escribe un comentario