La biomasa pesa más en los hornos de las cementeras. I

Los residuos agroforestales, los restos de madera y serrín, así como los lodos de las depuradoras, tienen cada vez mas cabida en los hornos de las cementeras. Estas sustituyen a los combustibles fósiles. Aunque no hay datos ni cifras concretas, se estima mediante datos facilitados por el sector cementero, que entre un quince y un veinticinco por ciento de la energía térmica, se consigue con diferentes biocombustibles, incluidas las palmeras.

Como combustible desde febrero de este año,  se ha aprovechado unas seis mil toneladas, de palmeras que se vieron afectadas por la plaga de un insecto llamado picudo rojo. Esta se fabrica en la planta de Cemex en Buñol (Valencia). Según la compañía, esta medida ha permitido que se haya reducido las emisiones de CO2 en unas cinco mil toneladas. Este gesto favorece el cumplimiento del Plan Nacional de Asignación de derechos de Emisión. Este programa obligatorio de disminución de gases de efecto invernadero, incluye esta cementera como industria incluida en el programa sostenible.

En el mismo sector, la empresa Lafarge Cementos, también comienza a sustituir parte de los combustibles fósiles por biomasa, procedentes de los lodos de las depuradoras que se había secado previamente, en su planta de Montcada i Rexach (Barcelona). Esta clase de aprovechamiento se prevé un porcentaje creciente al 20% total consumido. Las otras dos plantas del grupo de España, ubicadas en Sagunto (Valencia), y Villaluenga de la Sagra (Toledo), también utilizan este tipo de biomasa.

La Fundación laboral Andaluza del Cemento y el Medio Ambiente, y la patronal del sector Oficemen, apuestan por los lodos de las separadoras como alternativas bioenergéticas de sus fábricas.

Sigue en la parte II

Fuente: Cemex, Lafarge, energias renovables

Te puede interesar

Escribe un comentario