La banquisa ártica alcanza su cuarto punto más bajo

Banquisa artica

Este año, sin duda fue el 11 de septiembre cuando la banquisa ártica alcanzó su superficie mínima. Tras un deshielo relativamente lento en junio, ésta se ha acelerado en julio y en agosto. Para este final de verano, tan sólo se esperan 4,41 millones de kilómetros cuadrados. Después del récord de 2012, septiembre de 2015 se clasifica como cuarto lugar en el palmarés de los años que han registrado quizás las más pequeñas medidas del verano.

Según el análisis de los datos de los satélites de las regiones del Polo Norte terrestre por los investigadores de la NASA, la banquisa ártica alcanzó su tamaño mínimo anual el 11 de septiembre pasado. Ese día, la superficie del mar helado tan sólo representaba 4,41 millones de kilómetros cuadrados. Un valor inferior al 1,81 millones de kilómetros cuadrados con relación a la media de 1981-2010. También, desde las primeras observaciones de los satélites, a finales de los años 70, los 10 años que han registrado las superficies más pequeñas en verano no figuran entre los 11 años que acaban de terminar. Este final de verano de 2015 no es una excepción y se clasifica en el cuarto lugar. Septiembre de 2012 ostenta siempre el récord, con sólo 3,41 millones de kilómetros cuadrados.

En torno al solsticio de verano en el hemisferio norte, el 21 de junio, cuando el sol es más importante y dispensa el máximo de energía, un retraimiento de la banquisa relativamente lento ha sido observando. Sin embargo, esto se ha acelerado en julio, con una tasa de rapidez más alta que el resto de años. Lo mismo ocurrió en agosto mientras que este último mes debería por el contrario presentar una ralentización.

Los científicos piensan que la formación de un gran hueco en los hielos, entre el Mar de Beaufort y el mar de los Tchouktches, al norte y al noroeste de Alaska, tiene la culpa. De hecho, la superficie de las aguas libres, absorbió más energía solar, lo que por consiguiente aceleró el deshielo de la banquisa.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Alfonso dijo

    Lo mejor es que andan las petroleras valorando aprovechar el deshielo para sacar petróleo del ártico. Total, un destrozo más no importa.

Escribe un comentario