La baja presión en neumáticos genera mayor gasto de combustible

Las llantas con baja presión generan una mayor resistencia cuando circula el vehículo por lo que aumenta el consumo de energía entre un 18 y un 26% y por ende el consumo de combustible para poder moverse.

La mayoría de los  vehículos de Europa como en Latinoamérica poseen una menor presión en los neumáticos lo que provoca una mayor utilización de combustible fósil y como consecuencia mayores emisiones de CO2.

Son cientos de millones de litros de combustibles quemados por la baja presión en los neumáticos por lo que acentúan más los problemas de contaminación ambiental en cada país.

Se calcula que un vehículo con menor presión en los neumáticos de las requeridas puede hacer gastar más de 3% el consumo de combustible, alrededor de más de 30 litros al año y acortar la vida útil de las llantas por lo menos 8 meses.

Además la baja presión en las llantas es un riesgo para la seguridad de los que viajan en el vehículo ya que se deforman en forma irregular y esto puede provocar fallas en los neumáticos y producir accidentes.

Otro aspecto a tener en cuenta es tener el tapón de las válvulas de las llantas para evitar la fuga de aire de las mismas.

Revisar regularmente la presión de las llantas es una buena práctica que todo conductor debería realizar para evitar mayores consumos de combustible, contaminación y sobre mantener los niveles de seguridad adecuados en la conducción.

Revisar el manual de los neumáticos para saber que presión debe tener y cuando tengamos que cambiarlos elegir los que ofrezcan mayor eficiencia.

Es muy importante lograr una óptima eficiencia energética para reducir al mínimo el impacto ambiental del vehículo. Como condu

Te puede interesar