La agricultura puede reducir sus emisiones de gas de efecto invernadero

agricultura

Al lado de la energía, de la industria o de los transportes, la agricultura tiene también su parte de responsabilidad en las emisiones de gas de efecto invernadero a nivel mundial. Una parte incluso bastante importante: de 10 a 12 gigatoneladas de CO2 al año, es decir el 24% de las emisiones mundiales.

A partir de los datos de 2014 recogidos por el Grupo de Expertos Intergubernamental sobre la evolución del clima, la administración francesa ha analizado las responsabilidades de este sector y sobre todo los progresos posibles para combatir el cambio climático. Sus conclusiones están expuestas en el informe del Consejo general de la agricultura, de la alimentación y de los espacios rurales, hechas públicas por el ministro, Stephane Le Foll, el pasado 22 de septiembre.

Los expertos franceses de la agricultura han trabajado sobre el sector de las tierra, un conjunto complejo que contabiliza a la vez los cultivos y la ganadería, pero también la deforestación, la expansión urbana y de manera general los cambios de la naturaleza de los suelos.

De esta forma, si la agricultura emite 11% de las emisiones de gas de efecto invernadero, dióxido de carbono y metano, principalmente procedentes de la fertilización del azote, de la ganadería y de los arrozales, la desaparición rápida de las tierra agrícolas conlleva el 10% de estos gases, esencialmente CO2, a los que hay que añadir un 3% suplementario debido al fuego.

La agricultura suele ser percibida como un problema medioambiental, pero se ignora que en realidad puede ser uno de los elementos mayores de solución climática planetaria, permitiendo afrontar el desafío alimenticio mundial.

Te puede interesar

Escribe un comentario