La acidez de los océanos pone en peligro la supervivencia de los calamares

 Calamar

Los calamares totam (Loligo pealeii) son ecológicamente y económicamente importantes en el océano Atlántico norte. Pero un equipo de investigación ha demostrado recientemente que las crías se desarrollaban mal en un agua más ácida.

La concentración de CO2 alcanza por desgracia los 400 ppm en algunos lugares, hecho que no se había producido desde hace más de dos millones de años. El aumento de gas carbónico influye sobre el clima a través de diversos medios. Amplifica por supuesto el efecto invernadero, pero modifica también los intercambios de carbono en la superficie oceanoatmósfera.

El océano absorbe el 45% de las emisiones antrópicas de dióxido de carbono, y las transforma en ácidos carbonatados (bicarbonatos, carbonatos y dióxido de carbono disuelto). Se trata de la principal fuente de carbono.

Por razón del aumento de las emisiones de CO2, el océano transforma más gas carbónico atmosférico en iones de carbono, lo que contribuye a la acidez de los océanos. En 150 años, el pH del océano disminuido en 0,1. Si la cifra parece poco importante, no hay que olvidar que se trata de una media mundial, y que en ciertas regiones, la caída del pH puede ser más importante.

Por otro lado, si es difícil evaluar el impacto que tales emisiones pueden tener sobre algunas especies marinas, el interés de la cuestión es mayor, puesto que vistas las previsiones, se podría alcanzar los 1.000 ppm en CO2 con una caída del pH de 0,4 en 2100.

Más información – Las ostras afectadas por la acidez de los océanos 

Te puede interesar

Escribe un comentario