La Academia Americana de Ciencias publica un informe favorable a los OGM

OGM

Después de haber analizado más de 900 estudios sobre organismos genéticamente modificados, OGM, la Academia Americana de las Ciencias hizo público el pasado 17 de mayo un informe para obtener una nueva perspectiva sobre el conjunto de los datos que se basan en los OGM, y los cultivos desarrollados por métodos convencionales. Los científicos concluyen que los cultivos OGM no presentan aparentemente mayores riesgos medioambientales, ni para la salud que los cultivos convencionales.

Sin embargo, tienen sus reservas, al admitir la dificultad para detectar efectos sutiles a largo plazo sobre la salud y el medio ambiente, concretamente referidos a productos que contienen OGM. Pero insisten, los datos existentes no han determinado diferencias en los riesgos para los humanos entre los cultivos OGM y los cultivos convencionales. El estudio establece una constatación similar con relación al medio ambiente, reconociendo el hecho de que los estudios epidemiológicos a largo plazo no han puesto en evidencia efectos con relación al consumo de productos OGM como la soja o el maíz, las manzanas o las patatas.

Si la resistencia desarrollada por los insectos nocivos de estos cultivos es un serio problema para la agricultura, esto es evitable con una estrategia adaptada.

Los autores insisten en la importancia de recurrir a las nuevas tecnologías de la genómica para detectar la menor modificación imprevista en las características de las nuevas variedades de los cultivos.

Según este informe, algunas indicaciones dejan pensar que los cultivos OGM resistentes a los insectos serían beneficiosos. En realidad permitirían reducir el uso de insecticidas, y no reducir la diversidad de plantas y de insectos en las explotaciones agrícolas afectadas.

La complejidad para evaluar los cambios a largo plazo en el medio ambiente hace difícil sacar conclusiones definitivas. Para la Academia de las Ciencias, las agencias de reglamentación deberían tener la autoridad para imponer una vigilancia medioambiental para unos efectos inesperados de los cultivos OGM.

Te puede interesar

Escribe un comentario