Japón lanza su campaña de pesca de ballena en el Antártico

 Ballena

Dos balleneros japoneses y un barco de vigilancia partieron el pasado sábado 7 de diciembre del archipiélago japonés a la caza anual en el Antártico. Los tres barcos dejaron el puerto de Shimonoseki (al oeste del país) para unirse a otros barcos con el fin de capturar 935 ballenas de Minke del Antártico, y hasta 50 rorcuales comunes hasta el mes de marzo, explica la agencia de prensa Kyodo.

La Agencia de pesca guardaba en secreto la fecha de partida de la flota ballenera por medida de precaución, temiendo una obstrucción por parte de grupos de militantes contrarios a la pesca de la ballena. La campaña anual de los balleneros japoneses se ve normalmente perturbada de forma violenta por barcos de algunas ONG. Estas batallas han impedido en el pasado que los balleneros alcancen sus objetivos.

La captura de ballenas por parte de Japón es denunciada por las organizaciones ecológicas y gobiernos extranjeros. A pesar que la Comisión ballenera internacional ha instaurado una moratoria internacional sobre la pesca comercial en 1986, Japón se beneficia de ciertas derogaciones que le permiten cazar ballenas en el Pacífico Noroeste y en el Antártico, con una finalidad oficial de “investigación científica”.

Sin embargo, la carne de ballena termina en las pescaderías, y el pretexto científico es calificado de mentira por los oponentes que consideran que se trata de una pesca comercial disfrazada y que atenta contra las reglas internacionales. A lo largo de estos últimos 15 años, unas 15.000 ballenas han sido pescadas saltándose las limitaciones impuestas por la Comisión ballenera internacional.

Más información – El calentamiento desorienta a las ballenas

Te puede interesar

Escribe un comentario