Japón abandonará la energía nuclear en la década de los 30

Energía nuclear Japón

El Gobierno de Japón decidió hoy establecer el objetivo de abandonar la energía nuclear en la década de 2030, derivado del accidente de la nuclear de Fukushima en marzo de 2011. La decisión, que fue adoptada en una reunión ministerial, supone un importante giro en la política energética de Japón, que antes de la crisis desencadenada en Fukushima por el devastador tsunami del año pasado obtenía un 30% de su electricidad de las centrales nucleares y pretendía ampliarlo. Japón se une a la senda de Alemania, Bélgica y Suiza de abandonar la energía nuclear.

En Francia, el presidente François Hollande ha anunciado que cerrará en 2016 la nuclear de Fessenheim, la más antigua del país.

Se trata de la primera ocasión en la que el Gobierno nipón, que hasta ahora habían apuntado a su intención de “reducir la dependencia” de lo nuclear, afirma que tratará de abandonar totalmente este tipo de energía en un futuro. El país ha visto crecer un sentimiento antinuclear inexistente antes del accidente.

El plan energético de Tokio detalla que se tratará de crear “lo antes posible” una sociedad que no dependa de la energía nuclear, con vistas a eliminarla totalmente en la década de 2030.

Hasta entonces, se aplicará con severidad la legislación que establece en un máximo de 40 años la vida operativa de los reactores nucleares en Japón, donde tras el accidente de Fukushima solo permanecen activas dos de las 50 unidades atómicas del país.

Además, no se construirán nuevos reactores y solamente se reactivarán aquellos que superen los requisitos de seguridad determinados por el Comité de Regulación Nuclear, según los detalles del plan revelados por el diario económico Nikkei en su edición digital.

La estrategia elaborada por los ministros nipones pasa por triplicar hasta el año 2030 la generación de energías renovables, y señala que “por el momento” aumentará el peso de las centrales térmicas.

La paralización de la gran mayoría de las plantas atómicas en Japón ya ha obligado al país a incrementar este año ampliamente sus importaciones de hidrocarburos, principalmente gas natural. Esto ha generado un serio desequilibrio en la balanza comercial de la tercera economía mundial.

Pese al eventual futuro cierre de las centrales atómicas, el país continuaría albergando instalaciones para procesar residuos nucleares como la que posee en Rokkasho, en la provincia septentrional de Aomori, que recibe periódicamente desechos altamente radiactivos de países como el Reino Unido.

Más información – Japón busca eliminar las centrales atómicas para 2030

Fuente – El País

Te puede interesar

Categorías

Energía Nuclear

A. Esteban

Mi nombre es Antonio, soy Licenciado en Geología y Master en Geofísica y Meteorología con especialización en el Análisis de Recurso Solar y... Ver perfil ›

Escribe un comentario