Japón busca en las islas flotantes solares terminar con su dependencia a la energía nuclear

Kagoshima

Dos compañías en Japón anunciaron recientemente como están empezando a crear dos islas flotantes nuevas para la energía solar siguiendo a la planta de Kagoshima, la mayor del país, abierta a finales de 2013 y que se encuentra “flotando” en la costa sur del país.

Después del desastre de Fukushima de 2011, Japón está buscando otras vías para suministrar energía a toda su población que no sea la energía nuclear. Antes del incidente cerca del 30% de la energía del país fue generada desde la nuclear. Desde Fukushima los ciudadanos ya no se fían de esta fuente energética y Japón está ahora buscando alternativas.

La energía solar es una solución obvia para las naciones “pobres” en recursos. Limpia, competitiva y sin restricciones son sus mayores virtudes. Los expertos claman, que si se cubriera una fracción de grande como el desierto del Sahara con paneles solares se podría dar energía al mundo entero.

Isla solar

El problema primordial de Japón relativo a la energía solar proviene del poco espacio que existe en la isla. De aquí que se busque la solución en las zonas costeras con islas flotantes que suministrarán energía. Unos paneles que son resistentes al agua y que ya han sido puestos a prueba en la planta en Kagoshima.

La gran propiedad de la energía solar es que en el momento que se han comprado los módulos fotovoltaicos, solo queda enchufarlos para recibir energía. Y la gran ventaja de plataformas flotantes con paneles solares es que la cercanía al mar ayudaría a que ofrecieran mayor rendimiento. Otra cosa sería que las aves que tienen a las costas como su hábitat puedan ser un riesgo debido a la suciedad que implican, como sucede con las palomas en las ciudades.

Las islas flotantes solares puede ser una gran solución para ciertos países que están rodeados por grandes porciones de mar pero que no tienen otros recursos energéticos.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario