Invertir en energías renovables es posible para el ciudadano común

Sobre las energías renovables se suelen publicar muchas noticias relacionadas con las inversiones de grandes empresas, pero poco se suelen promover las iniciativas de particulares que proponen democratizar estas tecnologías entre los ciudadanos de a pie.

El comentario es a propósito de las alternativas que se van repitiendo en todo el territorio nacional en cuanto a la obtención de ingresos bien sea alquilando el tejado de una nave industrial o un establecimiento comercial o formando parte de una cooperativa de energías limpias.

Cada vez es más común el alquiler de los tejados ubicados en edificaciones industriales y comerciales (ya que en suelo residencial no lo permite la ley), generalmente sin usos particulares para instalar huertos solares con paneles fotovoltaicos. Una de las empresas que adelanta esta actividad es Ecooo que, según su directora general, María José Romero, retribuye al propietario del tejado con un 5 por ciento anual de la producción de electricidad que se vuelca a la red.

Otros datos extra oficiales aseguran que el pago por m2 puede llegar a un máximo de 5 euros/m2 anuales. Los tejados más cotizados son los mayores a los 1.000 m2, ubicados en provincias con más horas diarias de luz solar.

Por otra parte, Ecooo y otras empresas similares permanecen a la caza de capital privado que desee invertir en estas tecnologías, haciendo especial énfasis en la energía fotovoltaica debido al gran volumen de radicación solar que tiene el territorio español. El hecho es que con participaciones desde los 1.000 euros es posible entrar en el negocio con una rentabilidad aproximada del 12 por ciento, si es una inversión financiada, o de 8 por ciento si la inversión se ha hecho sin financiamiento, en este caso no es necesario alquilar ningún tejado puesto que la empresa se encarga de buscar los techos, de hacer las instalaciones y gestionarlas.

A su vez, iniciativas como la recién creada cooperativa Som Energía da al pequeño inversionista la oportunidad de convertirse en cooperativista con una inversión mínima de 100 euros. Se trata de la primera cooperativa creada en España, Cataluña, que se ha iniciado alrededor de la energía fotovoltaica pero que proyecta participar de todos los tipos de energías renovables, la próxima inversión será en un aerogenerador (energía eólcia). Ya cuenta con 700 socios y continúa creciendo.

Se trata de una manera responsable, y también rentable, de poner nuestro granito de arena en la ardua tarea de frenar el cambio climático.

Te puede interesar


Escribe un comentario