Instalación piloto en Asturias en el cual fabrica su propia energía a través de aceites usados

bionorte1

La planta que Bionorte tiene en la localidad asturiana de San Martin del Rey Aurelio, ha presentado una instalación piloto la cual aprovecha la glicerina que queda de la fabricación del biocarburante, para producir con esto un biogás, y el cual se cubre las necesidades energéticas del proyecto.

Este proyecto lo ha empleado Ainia Centro Tecnológico, subvencionado por la Comisión Europea. El proyecto en sí, se denomina Integral-b, y los integran compañías como: Ainia Centro Tecnológico, Biogás, Bionorte, Fuel Cell y Cidaut.

Cada litro de biodiesel que salga de la planta asturiana, será toda sostenible. Ya actualmente la planta produce biocarburante a través de los aceites usados, pero esta instalación piloto, consumirá energía eléctrica y térmica por la obtención de biogás a través de los propios productos de la planta, (glicerina) y otros residuos producentes de la hostelería. Hasta ahora, el desarrollo y reciclaje de la glicerina y aceites usados u orgánicos, se hacía por separado, pero nunca dentro de la misma instalación. Es por ello la importancia impactada ante dicha actividad. La planta piloto se separara en dos módulos diferentes: sistema de digestión anaerobia y el motor adaptado para generara electricidad y calor.

El biogás se usará como combustible en un motor que producirá electricidad y calor, que se utilizará para el propio proceso o para su comercialización. Ainia ha calculado que la instalación podría gestionar unas 9.000 toneladas de residuos orgánicos al año, procedentes de la hostelería, industria y glicerina bruta. Esta cantidad de residuos se transformarían en 107m3 de metano por tonelada de residuo,  lo que generaría 3.063 MW de electricidad al año, lo que sería equivalente al consumo anual de 768 hogares. Con esto se evitaría las emisiones de CO2 anuales de 1.167 toneladas.

Vía: Integral-b

Te puede interesar

Escribe un comentario