Immortus, el coche deportivo solar que podría circular indefinidamente

Immortus

EVX, una joven empresa innovadora australiana, apuesta por comercializar un coche deportivo de energía solar. El Immortus es un coupé de 2 plazas que podría, en teoría, circular indefinidamente gracias a sus 7 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos. De momento tan sólo se trata de un proyecto que, si ve el día, se dirigirá a una clientela afortunada capaz de desembolsar 330.000 € para comprar un coche único en su género.

El coche más resistente del mercado, puede circular tanto tiempo como haya sol. Se trata de un proyecto de coche deportivo cuyos motores eléctricos están alimentados por una combinación de baterías y de paneles solares repartidos por la carrocería. La idea procede de la joven empresa australiana EVX que tiene el apoyo de la Universidad de Tecnología Swinburne. También ha conseguido recaudar 1,5 millones de dólares que necesitaba para poder comercializar el Immortus, que sería por lo tanto el primer vehículo de serie de energía solar.

Tal y como de escribe actualmente EVX, el concepto se presenta en forma de un coupé de 2 plazas con un pequeño maletero para las maletas. El Immortus irá dotado con un chasis tubular con unas dimensiones que alcanzarán los 5 metros de largo y los 2 metros de ancho para una altura de 1,1 metro. El peso en vacío, incluidas las baterías, es de 550 kilos. La carrocería y la cubierta de 7 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos fabricados con células de silicio garantizan un rendimiento del 22%.

Las baterías litio-ion, enfriadas con aire, ofrecen una capacidad de 10 kWh. EVX dice querer trabajar en una combinación de células que serán las que ofrezcan la potencia, y otras el almacenamiento de la energía solar. También se ha evocado el recurso a unos supercondensadores.

El coche será propulsado por dos motores eléctricos y equipado con amortiguadores de recuperación de energía. La potencia nominal anunciada será de 2,5 kW y la potencia de cresta de 40 kW. Combinando la energía de los paneles solares y la de las baterías, el Immortus podría alcanzar una velocidad punta de 140 a 160 km/hora, y la autonomía sería de 550 kilómetros a 85 km/hora de media. Si sólo cuenta con la energía fotovoltaica, podría circular durante 80 kilómetros/hora de forma indefinida.

Te puede interesar

Escribe un comentario