Imitar o desarrollar nuevas energías renovables

Los países deben desarrollar sus fuentes de energías renovables de acuerdo a su capacidad técnica y tecnológica.

Siempre es más fácil para los países desarrollados desarrollar nuevas tecnologías que para los países pobres que carecen de recursos o son muy limitados.

Cada país tiene que analizar su realidad y establecer estrategias para poder lograr desarrollar la industria de las energías renovables, ya se imitando y fabricando productos ya existentes en el mercado o desarrollando nuevos materiales o productos para este sector.

La mayoría de las patentes relacionadas a las energías renovables son de los países altamente industrializados pero esto no debe desalentar al resto de los países con menos recursos. Ya que hay algunos instrumentos como subsidios de investigación, programas de ayuda para el desarrollo por parte de varios organismos internacionales para los países y regiones subdesarrollados.

La cooperación entre países es también valido para que los menos desarrollados puedan diseñar y tener acceso a fondos y recursos técnicos que les permitan desarrollar nuevas tecnologías.

La ventaja de las energías renovables es que la innovación puede surgir de una idea simple y utilizando lo que se tiene a mano, la creatividad puede ser más importante que los fondos, aunque estos son muy necesarios si se quiere desarrollar una investigación más larga y compleja.

Lo importante es incentivar el desarrollo de la industria relacionadas a las fuentes de energías limpias en todos los países ya que generara empleo y mejores condiciones de vida para la población.

Este proceso lleva tiempo pero se puede lograr un solido desarrollo de la industria de las energías renovables. No esta mal comenzar imitando o replicando la tecnología ya existente para el consumo interno.

El desarrollo tecnológico permite una economía más fuerte y sana por lo que siempre se debe incentivar a las inversiones privadas tanto internas como externas por parte del estado. Las alianzas entre empresas y el sector público son vitales para lograr países desarrollados tecnológicamente aprovechando su potencial.

Te puede interesar

Escribe un comentario