Huesos de olivo como biocombustibles en España

España es el país que mayor cultivo de olivo produce en todo el mundo. El hueso de la aceituna o del olivo puede ser transformado en un biocombustible muy eficiente especialmente para calefaccionar.

El hueso del olivo es un descarte de la industria aceitera pero puede convertirse en la materia prima de otra como el energético.

En España se producen 2,5 millones de toneladas de hueso de olivo al año lo que podría abastecer a 1.500.000 viviendas familiares o edificios ya que con 2 kilos de hueso de olivo equivale a 1 litro de gasoil para calefaccionar una casa.

Por lo que este recurso es altamente eficaz y puede generar soluciones a sectores amplios de la sociedad o comunidades enteras si utilizan este recurso natural renovable para producir energía.

El ayuntamiento de Camarena es uno de los que esta apostando al uso de la biomasa utilizando los huesos de olivo. Hace unos días se inauguró en el colegio estatal nº 2 un sistema de calefacción para todo los espacio de este lugar utilizando los restos de olivo para obtener calor.

Con la implementación de este sistema se ahorrara al menos un 47% de energía y además emitirá mucho menos dióxido de carbono a la atmosfera.

La gran ventaja que tiene la biomasa es que la tecnología es simple y es muy útil por lo que luego de su instalación solo hay que preocuparse de tener suficiente cantidad de materia prima para transformarla en energía.

Aprovechar ciertos desechos o recursos ya utilizados por algunas industrias y reinsertarlas en algún otro proceso productivo es la forma más eficiente y ecológica de reducir los residuos y a la vez utilizar materias primas baratas que permitan generar energía barata o competitiva con respecto al resto.

Cada país debe analizar que tipo de rezago y residuos produce y luego estudiar como sacar provecho de eso generando energía de diversas formas. España debe aprovechar más los huesos de olivo.

FUENTE: Mundo energía

Te puede interesar

Escribe un comentario