Huertos Urbanos: lo sostenible en una maceta

 

 

 huerto

Desde hace más de dos décadas en E.E.U.U ,y más o menos diez años en España, ha habido un gran auge de lo que se conoce como Huertos Urbanos. En realidad estos huertos de proximidad han existido siempre en las ciudades , las “huertas”, pero con esta nueva concepción y valores son más nuevos.

¿Qué son exactamente los huertos urbanos? Tuvimos una aproximación a ellos en un artículo anterior titulado Huertos Urbanos En España en este momento podemos distinguir dos variantes:

  • La que llamamos también huertos en terraza o en macetas. Que, como su nombre indica, son huertos en pequeños espacios, a veces mínimos, que se cultivan en macetas o en cualquier contenedor, mejor si es reciclado. En estos huertos encontramos desde tomates cherry a naranjos enanos, rabanitos, etc.
  • Los huertos urbanos, generalmente municipales pero cada vez más privados, que son trozos de terreno que el ayuntamiento o un privado acondiciona para la siembra de hortalizas comunes ( lechugas, tomates, judías, berenjenas, etc. ). Con unas dimensiones mínimas de 3X4 metros y ubicadas en la misma ciudad o en lugares a los que se accede por transporte público, se ponen a disposición del ciudadano por una mínima cantidad o por sorteo y cada uno se gestiona su parcela.

Ambas modalidades tienen otras cientos de variantes que llegan desde los tiestos con plantas aromáticas en ventanas y muretes a los tejados-huerto muy extendidos en los rascacielos de América del Norte.

Y los fines del huerto urbano, ¿Cuáles son sus fines? Según A. Morán en su trabajo “Huertos urbanos en tres ciudades europeas”, dice que:

Los huertos colaboran en la sostenibilidad ambiental de entornos urbanos, pues son un modo de inserción de naturaleza en la ciudad: aumentan el número de áreas verdes recuperando terrenos vacíos, y colaboran en el cierre de los ciclos del metabolismo urbano (agua, materia y energía). También son espacios en los que se pueden recuperar las variedades locales de cultivos, aumentando la biodiversidad.

A lo que actualmente se une también el ser espacios de sociabilización, de desarrollo de la calidad de vida y de educación medioambiental y, por supuesto, en tiempos de crisis, una fuente de alimentos saludable, segura y económica.

Para poder cultivar un huerto urbano no es necesario tener conocimientos previos. En esto, como en los demás aspectos que hemos tratado, hay multitud de variantes, desde el DIY ( do it yourself), para lo que han surgido infinidad de páginas en internet con explicaciones de siembras, tierras, modos de hacer compost, riegos, etc hasta las cooperativas en las que existe un hortelano que te deja las herramientas y te guía en las labores propias de cada estación.

¿Te animas? En posteriores post hablaremos del riego, el compost, los contenedores, etc.

Más información – Huertos Urbanos

Te puede interesar

Escribe un comentario