Hikari, el primer islote urbano de energía positiva en Lyon

Hikari

Dispuestos a lo largo de una plaza náutica, tres nuevos edificios se alinean en el centro del barrio, un trozo de la ciudad futurista en la prolongación del centro de Lyon, construido sobre antiguos restos industriales. El proyecto Hikari comenzó hace más de 10 años, y presenta actualmente 150 hectáreas, pero debe multiplicar por dos la superficie. Este ecobarrio de Francia deberá llegar a término a finales de 2020, y dejar de producir carbono a pesar de la construcción de un millón de metros cuadrados.

Inaugurado el pasado 17 de septiembre, el nuevo conjunto, bautizado Hikari (luz en japonés), concebido por el arquitecto japonés Kengo Kuma, explota los límites en materia de consumo energético. Se trata del primer islote mixto de energía positiva de Europa. El conjunto de los doce mil ochocientos metros cuadrados producirá más energía que la que consume.

Para alcanzar estas cifras, los diseñadores han utilizado las mejores técnicas de la arquitectura bioclimática, pero sobre todo han mezclado oficinas, comercios, apartamentos, con el fin de controlar mejor los diferentes usos y los ciclos de uso de la energía. La principal innovación de Hikari se basa en la mutualización de la energía producida.

Los tres edificios se comunican entre sí para repartir mejor sus necesidades. El excedente de energía producido se almacena y se restituye en las horas de fuerte demanda gracias a una pila de combustible. Oficinas y apartamentos no tienen en efecto los mismos ciclos de energía. Las oficinas están desiertas por la noche, cuando la ocupación de los apartamentos está en su máximo. Si un domingo por la mañana con sol, las oficinas están vacías y fabrican energía, ésta podrá ser inyectada en los apartamentos. En el sótano, un cerebro central pilota el conjunto.

La producción de energía está garantizada por paneles fotovoltaicos instalados en el tejado de los cuarenta y dos apartamentos. Un generador de carburante con aceite de colza garantiza el complemento. Las necesidades del frío de las oficinas y de los comercios están cubiertas por una máquina de absorción, que produce agua helada a partir del calor de la generación y del frío de la capa freática. Un dispositivo de geotermia participa también en el enfriamiento sacando las bajas temperaturas de las aguas de los ríos. El resultado es simple, Hikari consume el 50 por ciento menos que las normas de regulación térmica actuales y produce una cantidad de energía superior a sus consumos, aproximadamente del 0,2%.

Te puede interesar

Escribe un comentario