No hay consenso para prohibir un maíz OGM en Europa

 Maíz-OGM

El futuro del maíz transgénico TC1507, del americano Pioneer, está entre las manos de la Comisión Europea. Los Estados miembros de la Unión Europea, reunidos el pasado martes 11 de febrero en Bruselas con ocasión del Consejo de ministros de asuntos europeos, se pronunciaron mayoritariamente contra la petición de autorización del cultivo del maíz, pero la mayoría cualificada que habría permitido rechazarla, no se consiguió, por unos cincuenta votos.

Diecinueve países votaron en contra de la autorización, cuatro se abstuvieron y cinco solamente, entre los que está Reino Unido, votaron a favor. El voto negativo de última hora de Rumanía, Países Bajos o Irlanda, no fue suficiente. Al final de la votación se vio la abstención de Alemania y Bélgica.

Las divisiones en el seno del gobierno alemán se decantó gracias a las presiones efectuadas en estas últimas semanas por Francia, para convencer a su vecino de que se uniera a ellos en su firme oposición a esta autorización de un segundo maíz transgénico, después del MON810 de Monsanto.

En cualquier caso, “sería incomprensible que la oposición de una mayoría de países se tradujese por una autorización para plantar este maíz transgénico”, advirtió el ministro de asuntos europeos francés, Thierry Repentin, al comienzo del Consejo.

Te puede interesar


Escribe un comentario