Hallada una ballena muerta con 20 kilos de plástico en el estómago

Ballena

Ciertamente el plástico es algo fantástico. Pero ¿a qué precio? Hoy en día la contaminación marina es tal que nuestros océanos están invadidos de una auténtica sopa de microplásticos que se concentran a lo largo de las corrientes marinas. A pesar de que es invisible en la superficie, esta contaminación marina se materializa igualmente en la muerte de centenares de miles de pájaros, de tortugas y de cetáceos, como da testimonio este nuevo caso de una ballena encontrada muerta con el estómago lleno de este material.

El diario argentino Clarín se hizo eco de la noticia. Una ballena de 14 metros de largo y de unas 50 toneladas de peso fue descubierta varada en una playa de la costa holandesa de Helling, en los Países Bajos. Según las fotos, se trataría de un cachalote, una especie cazada durante siglos por esa sustancia semilíquida y serosa utilizada para la fabricación de velas, jabón, cosméticos, aceite de motor, lubricantes, aceite para lámparas, lápices, impermeabilización del cuero, protección del óxido, y uso en muchos compuestos farmacéuticos.

20 kilos de plástico en su estómago

Con el fin de conocer y comprender mejor el origen de su muerte, el cetáceo se sometió a una autopsia que reveló la presencia de 59 trozos de plástico por un peso total de 20 kilos. No se trataba de bolsas de plástico las que formaban la mayor parte de este espantoso descubrimiento, sino de trozos formados por plásticos agrícolas utilizadas en los Países Bajos para cultivar tomates.

Este varamiento recuerda el de un pequeño cachalote, muy debilitado, en las costas andaluzas en marzo de 2012, donde se encontraron 17 kilos de residuos plásticos procedentes de los invernaderos de Almería y de Granada.

Ambos casos, se unen a otros muchos similares, cachalotes que han sido encontrados muertos porque habían tragado demasiado plástico, confundiéndolo con presas como las medusas.

Te puede interesar

Escribe un comentario