Greenpeace sostiene que las prospecciones en Canarias son evitables

Greenpeace

Las energías renovables y la eficiencia energética pueden evitar las perforaciones petrolíferas, tanto en el Ártico como en Canarias, y la energía nuclear, según se desprende del ‘Informe (R)evolución Energética 2012: Un escenario energético mundial sostenible’, que ha elaborado Greenpeace, conjuntamente con el Consejo Europeo de la Energía Renovable (EREC) y el Consejo Mundial de la Energía Eólica (GWEC).

Según el documento, una gran expansión de las energías renovables y más eficiencia energética en los vehículos son las claves para acabar con la dependencia mundial de los combustibles fósiles, causantes del cambio climático y, al mismo tiempo, evitar la necesidad de extraer petróleo en aguas profundas.

Además, el informe incluye una hoja de ruta detallada y práctica para reducir la demanda de petróleo en un 80 por ciento, especialmente en el sector transporte. Así, demuestra que “no haría falta explotar el Ártico ni otras fuentes marginales de petróleo, como las arenas bituminosas de Canadá o las perforaciones en aguas profundas de Brasil o Canarias, si se usase más energía renovable para impulsar los vehículos y se estableciesen límites de eficiencia energética mucho más estrictos para los automóviles en Europa y en el resto del mundo”.

“El camino para reducir la demanda de petróleo y acabar con las amenazas de las perforaciones en ecosistemas tan frágiles como el del ártico, además de hacer innecesario buscar más petróleo bajo el mar, es hacer que los coches sean mucho más eficientes y extender en el transporte el uso de la electricidad producida con renovables”, ha declarado el coautor del informe, Sven Teske.

“El sector de las energías renovables está mejorando a gran velocidad, pero el sector automovilístico se resiste a poner en marcha a gran escala las tecnologías necesarias”, ha añadido.

La organización ha destacado que, bajo un nuevo escenario energético, las tecnologías renovables proporcionarían más del 90 por ciento de la electricidad y del calor en el mundo, y más del 70 por ciento en el sector del transporte. A su juicio, esta transformación es compatible con el crecimiento económico y aseguraría unos costes más bajos de la energía.

En este sentido, apunta que las emisiones de CO2 se reducirían drásticamente para evitar un cambio climático catastrófico y se crearían millones de empleos.

Más información – Greenpeace y Oxfam piden a los países ricos financiación para el Fondo Verde

Fuente – Europa Press

Te puede interesar

Escribe un comentario