Greenpeace se enfrenta a las centrales nucleares europeas

 Central nuclear

Más de 240 militantes de Greenpeace llevaron conjuntamente el pasado 5 de marzo, unas acciones contra las centrales nucleares de Bugey y Gravelines, en Francia, de Thiange en Bélgica, Beznau en Suiza, Garona en España, Borssele en los Países Bajos, y Oskarshamn en Suecia.

La ONG quiere denunciar el envejecimiento y la peligrosidad de un parque con 151 reactores en funcionamiento en Europa, de los cuales 66 tienen más de 30 años y 7 llevan funcionando más de 40.

La central suiza de Beznau, objetivo de los ecologistas, lleva en servicio desde 1969, y es la más antigua de las centrales nucleares en funcionamiento en todo el mundo. La puesta en servicio de la de Santa María de Garona, en España, se remonta al año 1971. En Francia, la más viejas de las centrales es la de Fessenheim en Alsacia, pero está previsto su cierre antes del final del mandato de François Hollande.

Un informe publicado el pasado día 5 de mazo por la ONG presenta los riesgos relacionados con el envejecimiento del parque mundial. “The End”: detrás de esta palabra la organización pone el dedo en la llaga, indicando que cada vez son más los reactores que alcanzan el límite de su duración de explotación previsto inicialmente. No cabe duda de que Europa se encuentra en el umbral de una nueva era de riesgos nucleares.

Te puede interesar


Escribe un comentario