Un gen importante permite a las plantas adaptarse a las variaciones del cambio climático

Planta

A través de experimentos genéticos, un grupo de Investigaciones del Reino Unido ha descubierto la manera a través de la cual las plantas controlan su desarrollo para una respuesta al cambio climático. El equipo de investigación ha estudiado los genes del modelo vegetal Arabidopsis, con el fin de saber cuáles regulaban la respuesta a la temperatura, y cómo podían adaptarse al aumento de temperaturas provocado por el calentamiento climático.

El cambio climático afecta al ciclo de crecimiento de muchas plantas, conllevando una redistribución de las especies en el mundo entero, pero igualmente ciertos cambios inquietantes en sus modos habituales de crecimiento y de floración.

Las plantas son extremadamente sensibles a las temperaturas, que controlan sus ciclos de crecimiento, de floración y de fructificación. Pueden reaccionar a diferencias de temperatura del orden de un grado, y están sometidas a lo largo del año, de la primavera al invierno y del día a la noche, a temperaturas muy variables e incluso extremas. Para determinar el momento oportuno para crecer o sí más bien es preferible preservar sus reservas, las plantas controlan su crecimiento en función de la temperatura ambiente. Hasta ahora, ignorábamos los mecanismos que regían este fenómeno.

Plantas y cambio climático

Pero un equipo de investigadores ha conseguido descubrir el misterio y comprender la capacidad de las plantas para controlar su crecimiento. En pocas palabras, las plantas están dotadas de un termómetro que les permite regular su crecimiento.

La mutación en estas plantas afecta al funcionamiento de un tipo de proteína. Esta proteína juega efectivamente el papel de termostato vegetal. Así pues, esta proteína controla un gen que ha permitido a las plantas adaptarse a las fluctuaciones del clima, acelerando su ciclo de floración.

Los resultados de esta investigación permitirán a los investigadores prever qué plantas se adaptarán y reaccionarán a los próximos cambios de temperatura. De esta forma, se podrá utilizar este tipo de gen para modificar la forma en la que los cultivos detectan la temperatura y así, se podrán seleccionar las plantas más resistentes al cambio climático.

Te puede interesar

Escribe un comentario