Fukushima, la descontaminación del agua completamente paralizada

Contaminación nuclear

El sistema de descontaminación del agua ALPS de la central accidentada de Fukushima está completamente paralizado desde el 20 de mayo por la mañana, tras la para de la tercera línea de tratamiento.

El dispositivo, que sirve para eliminar una sesenta parte de los radionucleidos de las aguas que fueron utilizadas para enfriar los reactores, está constituido por tres líneas paralelas de descontaminación.

Los dos primeros (A y B) dejaron de funcionar hace algunos días. El tercero (llamado C) se paró a comienzos de la mañana por razón de la degradación de sus rendimientos.

La causa de todos estos problemas es desconocida y no se ha explicado por parte de la compañía Tokyo Electric Power (Tepco) que dirige las operaciones. El sistema ALPS pretende funcionar desde hace varios meses, pero en los hechos no deja de encontrarse con diferentes problemas.

Este equipo desarrollado por el grupo japonés Toshiba se ha presentado para resolver el problema del agua contaminada de la central accidentada de Fukushima Daiichi, en parte destruida por el tsunami del 11 de marzo de 2011.

Más de 400.000 metros cúbicos de agua contaminada están actualmente almacenado en más de un millar de gigantescos depósitos montados a toda prisa en el complejo atómico, y Tepco continúa instalando otros cuarenta al mes para intentar seguir el ritmo de flujo continuo de líquido extraído del subsuelo del lugar y del riego permanente de los reactores destruidos.

Este problema del agua es el más difícil que haya tenido que afrontar la compañía y uno de los que inquietan más a la comunidad internacional por razón de los riesgos de contaminación del océano Pacífico vecino.

Te puede interesar

Escribe un comentario