Francia retrasa todavía más las energías renovables

energias-renovables

A pesar de una ley de transición energética promulgada en agosto de 2015, Francia se presenta como el país de la excelencia medioamabiental. Sin embargo, la realidad no es de color de rosa, o quizás menos verde. En materia de energías renovables, Francia mantiene un retraso sobre sus objetivos.

En este contexto, el sindicato de las energías renovables que mantuvo el pasado 4 de febrero, en la Casa de la UNESCO en París, su coloquio anual sobre el tema para seguir con el acuerdo de París y reinventar la energía. Unas medidas que pasan por poner el pie en el acelerador y darle a las filiales renovables la programación plurianual de la energía, en curso de finalización.

A corto plazo, mantener el rumbo fijado por la Unión Europea en el marco del paquete energía-clima, adoptado en 2008, parece misión imposible. Francia se comprometió en un objetivo del 23% de energía renovables en su consumo final de energía en 2020, pero tan solo está al 14%. En la última clasificación europea, establecida a finales de 2015 a partir de los datos de finales de 2013, tan sólo llega en la posición número 16, por debajo de la media de los 28, y muy lejos detrás de los campeones como son Suecia, Letonia, Finlandia, Austria. Incluso ha reculado 3 puestos desde 2010, dejándose adelantar por Italia y Grecia.

Los progresos registrados en 2015, no bastan para cambiar los datos. Ciertamente, la potencia del Parque Solar Fotovoltaico ha aumentado en un 17%, hasta alcanzar cerca de 6200 megavatios. Los 5400 megavatios inicialmente proyectados en 2020 han sido superados y el nuevo objetivo de los 8000 megavatios es ampliamente accesible.

Pero en la eólica terrestre, en detrimento de un empuje del 10,7% en 2015, el foso es abismal entre el parque instalado, de 10300 megavatios, y el objetivo de 19000 megavatios en 2020. Salvo cambios profundos, los especialistas no piensan conseguirlo más allá de los 15000 vatios. La culpa, en gran parte se debe a la guerra jurídica llevada por las asociaciones antieólicas contra todos los nuevos proyectos.

La eólica marítima espera las primeras turbinas de los 6 parques programados frente a las costas normandas y bretonas salgan finalmente a flote por un total de 3000 megavatios, es decir la mitad únicamente del potencial anunciado.

Las otras energías marinas renovables, hidráulicas y eólicas flotantes, todavía están en el estadio de prueba piloto. En cuanto a las instalaciones de bioenergía, su parque de 1700 megavatios ha evolucionado muy poco.

Al final, con una potencia total instalada de 43600 megavatios, las energías renovables produjeron en 2015 el 18,7% del consumo eléctrico nacional, una ligera reducción sobre el nivel de 2014. Y esto por razón del déficit de lluvias que ha penalizado a la hidroelectricidad, que permanece de lejos la primera fuente renovable de Francia, con una capacidad de más de 25000 megavatios, y una parte del 11,4% del conjunto eléctrico.

Te puede interesar

Escribe un comentario