Francia quiere combatir el desperdicio de comida

Supermercado

La gran distribución tendrá que comprometerse todavía más en la lucha contra el desperdicio de comida. La ministra de ecología, Segolene Royal, ha decidido presionar a esta filial, a cuyos representantes convocó el pasado 27 de agosto. Se trata de poner fin a una plaga insoportable. De ahora en adelante, los grupos Alcampo, Carrefour y otros muchos han anunciado, en la víspera de la reunión, que firmarían la Convención de compromisos propuesta por la ministra.

La amplitud del desperdicio alimenticio clama por una reacción. Según el informe de un diputado y antiguo ministro delegado del sector agroalimentario, entregado el pasado mes de abril al Gobierno, entre 90 y 140 kilos de comida por habitante se pierden cada año en el conjunto de la cadena, cada francés tira a la basura entre 20 y 30 kilos de alimentos, de los cuales 7 todavía no han sido sacados de su embalaje. Se trata de una pérdida económica evaluada entre 12 y 20 mil millones de euros al año.

Esto motivó el artículo 103 de la Ley de transición energética adoptada en el mes de julio. Esta imponía a los comercios de más de 400 metros cuadrados, firmar antes del 1 de julio de 2016, una convención con asociaciones de recolección de productos no vendidos, precisando las modalidades según las cuales los alimentos le serían entregados de forma gratuita. También prohibía a los distribuidores entregar los alimentos no vendidos y todavía consumibles bajo pena de sufrir una multa de 3.750 €.

Estas disposiciones tuvieron la aprobación unánime de los diputados y senadores. Pero el Consejo Constitucional los censuró el pasado 13 de agosto, juzgando que se trataba de enmiendas introducidas a lo largo de la segunda lectura de la ley, sin relación directa con esta.

Te puede interesar

Escribe un comentario