Fin del vertido de residuos en el río San Lorenzo de Montreal

San Lorenzo

Desde el miércoles, Montreal vierte la tercera parte de sus residuos directamente en el río San Lorenzo. Finalmente, la emisión de vertidos en el río se ha terminado, antes de lo previsto, como anunció el Ayuntamiento de la ciudad el pasado 14 de noviembre. Según el comunicado del municipio, los trabajos se han realizado en menos de 4 días, permitiendo limitar las emisiones de aguas residuales a 5 mil millones de litros, frente a los ocho mil millones previstos en un principio.

Desde las cañerías de las aguas residuales de la metrópoli, agentes de limpieza, vestidos con un mono amarillo impermeable, casco de protección y guantes de caucho grueso, trabajaron 12 horas al día para intentar limitar la cantidad de residuos que se vestían en el río.

Ocupados en aspirar los residuos flotantes de la superficie de un olor pestilente, un ingeniero disimulaba mal su enfado. “Hace 40 años que mi jefe lucha por combatir la contaminación del río, y ahora emitimos todo esto”, dice exasperado un empleado de una sociedad de urgencias marinas a quien la alcaldía de Montreal le impidió hablar con los medios. A pocos metros de él, un pato intenta nadar en un agua sucia bloqueada por una barrera flotante de un metro de profundidad. “Si bebe el agua, no creo que dure mucho tiempo en vida”.

Esta contaminación se explica por unos trabajos de carretera mayores que conllevan la interrupción de un conducto vetusto que conduce en tiempo normal estas aguas hacia una estación de depuración. “Esperar más tiempo hubiera sido catastrófico”, aseguraron las autoridades quienes no podían presentar ninguna otra solución alternativa.

Anunciado a finales de septiembre, en plena campaña electoral federal, la operación fue primeramente suspendida en Ottawa, mientras que los expertos estudiaban el proyecto controvertido en la alcaldía de Montreal. Finalmente fue autorizado por el ministro de Medio Ambiente y de Cambio Climático.

La operación también levantó muchas reacciones entre las organizaciones ecologistas, asociaciones de poblaciones que vivían cerca del río, y de pescadores por razón de los riesgos para la salud humana y la fauna.

Te puede interesar

Escribe un comentario