¿Existe una estación de los volcanes?

Volcan

La erupción del monte Ontake en Japón es actualidad. Pero no debemos olvidar la del volcán islandés Bardarbunga, cuyas partículas caen en Bélgica y en el norte de Francia, ni tampoco los miles de filipinos que acaban de ser evacuado bajo amenaza de una explosión del Mayón, ni de las lavas del Kilauea e Hawai, cuya progresión hacia las poblaciones ha continuado su curso en los últimos días, ni la erupción espectacular del Tavursur en Papúa Nueva Guinea hace un mes.

La Tierra es un planeta volcánico. Todos estos acontecimientos ¿son el signo de una actividad normal? ¿No se tratará de una coincidencia, de la ilustración de la capacidad del cerebro humano para establecer relaciones entre diferentes elementos? ¿O es que existe otra cosa, una especie de “estación” de los volcanes?

Esta es la pregunta que se ha planteado en la página “The Conversation”, el joven vulcanólogo británico Robin Wylie que prepara una tesis sobre las lavas del Etna en la Universidad College de Londres. Por “estación”, no se debe comprender un período particular del año, sino más bien unas condiciones especiales propicias para una floración de erupciones volcánicas en todo el mundo. La hipótesis puede parece osada puesto qué fenómeno de muy gran envergadura sería capaz de actuar a escala planetaria y sobre volcanes distintos los unos de los otros, a varios miles de kilómetros de distancia.

Te puede interesar

Escribe un comentario