Euskadi proyecta olvidarse del petróleo para el 2050

El País Vasco  ha definido su Estrategia de Desarrollo Sostenible en un documento que recoge su estrategia de futuro en cuanto al medio ambiente, entre otros aspectos de la comunidad.

En este contexto, el documento recoge la intención del País Vasco de que las energías renovables satisfagan el 17 por ciento de la energía consumida en la región, un objetivo que se concretaría en el año 2020.

Otro aspecto relacionado con la conservación del entorno natural es el referido a el objetivo de disminuir las emisiones de gases tóxicos en 20 por ciento, respetar el medio ambiente y conservar la biodiversidad de la región.

El documento que recibió recientemente el visto bueno del Consejo de Gobierno apunta diversas áreas fundamentales que tocan el ámbito ecológico como son:

  • Disminuir sensiblemente la dependencia energética con el exterior en lo referente a la importación de combustibles fósiles.
  • Frenar el cambio climático aminorando las emisiones de gases que producen el efecto invernadero.
  • Investigación, desarrollo y promoción de la movilidad sostenible (vehículos eléctricos). Este último punto está ligado al objetivo de la región vasca de olvidarse del petróleo para el año 2050, con el apoyo a la movilidad eléctrica y a otras tecnologías verdes, para lograrlo proponen respaldar la investigación, desarrollo e innovación de las energías renovables,
  • En el área de la construcción se plantea la meta de incentivar la eficiencia energética en viviendas nuevas y en las ya existentes. Ello se logrará mediante la implementación de criterios de la arquitectura bioclimática (optimización del suelo, diseño, distribución, mantenimiento, máximo aprovechamiento de los recursos locales).
  • En cuanto a las energías limpias, se proyecta aumentar la producción de energía eléctrica a partir de las energías eólica (terrestre y offshore), fotovoltaica y deja la energía undimotriz como un proyecto para el futuro. En el Plan también se valora la biomasa para generar calor y electricidad. Esta mención es significativa pues la región ha centrado sus esfuerzos en otros tipos de energías renovables como la eólica, por ejemplo.

Dentro de un entorno más globalizado se puede decir que las metas de Euskadi se acercan bastante a las fijadas por la Unión Europea y España en cuanto las emisiones de gases tóxicos aunque sus metas su ubican 3 puntos básicos por debajo del objetivo europeo y español en cuanto a que las energías renovables satisfagan sólo el 17 por ciento de la demanda de electricidad para el 2020.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   michi dijo

    mmm k lata aser la tarea pero super interesante

Escribe un comentario