Europa quiere producir biocarburantes a partir de aguas usadas

 Biocarburante

Producir carburante a partir de aguas usadas parece una locura. Esta idea, sin embargo, podría hacerse realidad. En el sur de España, una tecnología basada en microalgas, permite la fabricación de biocarburantes a partir de aguas usadas, esos residuos cuyo tratamiento tanto cuestan a las colectividades, pero todavía está en su fase de ensayo.

Bautizado con el nombre de All-Gas (pronunciado “AL-GAS) el proyecto lanzado en 2011 acaba de realizar sus primeros cultivos de algas, recolectadas en la unidad piloto situada en la central de depuración de la ciudad balnearia de Chiclana de la Frontera, cerca de Cádiz.

La fábrica que mide más de 200 m2, tiene por objetivo tratar en 2016 el fitoplancton cultivado en 10 hectáreas, y alimentar 200 coches y 20 camiones con biogás. En el origen de este proyecto de 12 millones de euros, financiado a un 60% por la Unión Europea, un consorcio de seis empresas encabezado por la española Aqualia, número tres en el ranking mundial de gestión de aguas.

Más información – La fabricación de biocarburante a base de algas

Te puede interesar

Escribe un comentario