Europa declara la guerra al tráfico de animales

Cuerno elefante

La guerra se ha declarado contra el tráfico de animales salvajes, muertos o vivos. Este es el mensaje que ha querido transmitir la Comisión Europea presentando el pasado 26 de febrero un plan de acción sobre 5 años, destinado a coordinar la lucha contra un sector que se ha convertido en una de las formas más lucrativas de criminalidad organizada del mundo.

La caza furtiva y el pillaje de especies afectan en efecto a una amplitud inédita, el beneficio supone entre 8 y 20 mil millones de euros al año y amenaza directamente a la biodiversidad mundial, la fauna, la flora, pero también a los bosques. El comercio de marfil, de cuernos de rinoceronte, de productos procedentes del tigre, de madera preciosa, de aves exóticas son de los más beneficiosos, pero muchas otras especies se ven aniquiladas, en particular los reptiles.

Castigar a los traficantes

Igualmente, como respuesta a una resolución votada en el Parlamento Europeo en enero de 2014, el jefe de la diplomacia de la Unión, y tres comisarios europeos unirán sus voces para unirse a los 28 Estados miembros para llevar esta ofensiva a sus políticas de ayuda al desarrollo, así como a los intercambios comerciales.

Existe una urgencia real para actuar. Si la evolución continúa a este ritmo, un niño nacido hoy en día verá cómo desaparecen los últimos elefantes y rinocerontes salvajes antes de cumplir los 25 años.

La Comisión ofrece 32 medidas que pueden establecerse entre 2016 y 2020. Se pide a los Estados adaptar su legislación respectiva con el fin de castigar a los traficantes con al menos 4 años de cárcel. También pretende parar la exportación de objetos antiguos de marfil procedentes de su territorio, reforzar la cooperación de servicios represivos como la Europol, y apoyar a las comunidades rurales que viven en zonas donde abundan animales salvajes con el fin de que saquen provecho.

En África, la Unión ya ha comprometido más de 500 millones de euros para la conservación de la biodiversidad a lo largo de los 30 últimos años, jugando un papel importante en la creación y la gestión de áreas protegidas. Europa es el principal donante internacional para la protección de la naturaleza en el continente africano.

Si la caza furtiva y el comercio ilícito de especies se desarrolla, es que la demanda aumenta en Asia para todo tipo de productos que ha hecho que los precios suban enormemente. Sin embargo, los beneficios que procuran, como los de la droga, los de la trata de seres humanos, alimentan el terrorismo, financiando diversas milicias armadas. Este boom prospera sobre la corrupción y la falta de sanciones.

Te puede interesar

Escribe un comentario