Eólica, el viento al servicio de la energía

 Energía eólica

La energía eólica o energía del viento, no es una energía de reciente invención. Se trata del principio de transformar los vientos que están en movimiento en energía. Su primer uso se remonta a unos 3000 años antes de Jesucristo, por parte de los egipcios para la navegación a vela

Pero a partir del siglo VII, los persas inventaron los primeros molinos de viento que se utilizaban para la transformación del trigo en harina. Después, los chinos, los europeos, los holandeses revolucionaron poco a poco el antiguo molino para crear productos más innovadores. Sin embargo, esta energía de viento ha conocido, de esto hace algunos años, una cierta paralización, por culpa de otras energías alternativas.

Pero esta fase de falta de crecimiento no va a durar mucho tiempo, puesto que con el aumento vertiginoso del precio del barril del petróleo, tras los años 1980, muchos estados solicitaron el uso de la energía eólica. Hoy en día, ciertos países como Alemania tienen dificultad en encontrar nuevos sitios estratégicos donde instalar estas infraestructuras eólicas, puesto que conviene tener varias plantas para producir bastante energía.

Esto tan sólo para decir que el mecanismo se va extendiendo a gran velocidad y los nuevos modelos alcanzan incluso una potencia de 5MW. La principal ventaja de la instalación de una central eólica con relación a una central eléctrica es que no favorece las emisiones de gas con efecto invernadero. Por supuesto, requiere mucho espacio: unos 1000 km2 se superficie para una producción de 10.000 MW de energía.

Más información – Irlanda suministrará energía eólica al Reino Unido

Te puede interesar

Escribe un comentario