Enfado monumental en Vietnam tras encontrar millones de peces muertos en las playas

Peces muertos

El desastre ecológico que acaba de provocar la emisión de millones de peces muertos sobre las playas de Vietnam ha provocado un gran enfado. El asunto ha tomado una vuelta política en este país donde la palabra y la expresión de la cólera son habitualmente disimuladas. El pasado 1 de mayo, cientos de personas desfilaron por las calles de la capital para protestar contra la sociedad taiwanesa acusada de estar en el origen de una fuga de productos tóxicos que provocó la muerte de millones de peces.

Esta empresa, llamada Formosa, construyó una fábrica de acero en la provincia de Ha Tinh, en el centro del país. Peces muertos, que comenzaron a ser arrastrados en masa a las playas a finales de abril, se vieron acumulados en más de 200 kilómetros de la costa, hasta el sur de la antigua capital imperial de Hué e incluso en la parte filipina del archipiélago de las Spratleys.

Los manifestantes que se concentraron en el centro de Hanoi, desfilaron presentando pancartas con eslóganes que no dejaban lugar a la ambigüedad: “Formosa fuera de Vietnam”, “si el mar muere, nos morimos”, “salvar el mar”. Otra manifestación parecida tuvo lugar en el sur de Vietnam, en Hong Chi Minh.

La investigación oficial, avanza la hipótesis de que una fuga de aguas residuales de una longitud de un kilómetro y medio habría podido verter productos tóxicos en el Océano Pacífico. La reacción de un responsable local de Formosa no hizo nada para rebajar la tensión: “Los vietnamitas deben elegir si prefieren la pesca o disponer de una fábrica de acero ultramoderna”.

El asunto cae mal para un gobierno vietnamita todavía en fase de rodaje. En cualquier caso, tiene claro que debe castigar con severidad a los culpables de este desastre que ha afectado a la industria de la pesca del centro de Vietnam. La región depende ampliamente desde un punto de vista económico de las granjas de cultivo de gambas, así como de la pesca de atún.

En 2015, las exportaciones de productos procedentes del mar de Vietnam representaron 5,2 mil millones de euros. El nuevo ministro de Medio Ambiente admitió en una entrevista que la respuesta gubernamental a este desastre medioambiental ha sido lenta.

Según los periódicos vietnamitas, la compañía Formosa habría importado últimamente trescientas toneladas de productos químicos para limpiar la famosa conducción de evacuación de aguas residuales. Pero el departamento para la protección del medio ambiente ha indicado que no estaba al corriente de esto.

Te puede interesar

Escribe un comentario